La ergonomía y cómo evitar dolores en la oficina

El cuerpo humano tiene varias funciones y necesidades las cuales tiene que llevar a cabo todos los días. Con el paso del tiempo el ser humano comenzó a desarrollar ciertas aptitudes con su entorno. Es por eso que, con la evolución del hombre, los espacios llegaron a formar necesidades propias y así el hombre comenzó a adecuarse a esos espacios con varios otros elementos que les puedan proporcionar seguridad, confort y adecuaciones necesarias para su propio cuerpo. Hoy en día las personas en las oficinas pasan mucho tiempo sentadas desarrollando sus actividades las cuales pueden llevar a problemas de salud. El cuerpo humano sufre ciertas incomodidades ya que no es “normal” estar sentado por varias horas.

Es por eso que la ergonomía es esencial para el diseño de varios elementos que van a ser usados por el ser humano. Ahora la pregunta es: ¿qué es le ergonomía? La ergonomía es la disciplina que se encarga del diseño de lugares de trabajo, herramientas y tareas, de modo que coincidan con las características fisiológicas, anatómicas, psicológicas y las capacidades de los trabajadores que se verán involucrados. Gracias a esta disciplina varios elementos de oficinas fueron diseñados con un criterio único, el cual es: dar comodidad al usuario. Ya que pasamos varias horas en espacios sentados llegamos a adoptar posturas inadecuadas las cuales tienen consecuencias sobre nuestro esqueleto, músculos y circulación sanguínea. Tales malestares pueden ocasionar problemas severos de salud y llegar a causar daños irreparables a nuestro cuerpo.  

La ergonomía en las oficinas trata de busca formas de corregir y diseñar el ambiente laboral con el objetivo de disminuir riesgos asociados al tipo de actividad: movilidad restringida, posturas inadecuadas, iluminación deficiente, entre otros elementos, y sus consecuencias negativas sobre la salud y el bienestar de las personas, traduciéndose en lesiones músculo-esqueléticas en hombros, cuello, manos y muñecas, problemas circulatorios, molestias visuales, y un largo etc. Debido a ello, varias empresas que fabrican muebles y equipos de oficina se enfocan cada vez más, en brindar un diseño que refleje adecuadamente los avances y aplicaciones ergonómicas de vanguardia.

Atlántida no es una empresa exenta a esta vanguardia de la ergonomía en la oficina. Es más, tiene un sinfín de productos los cuales llegan a proporcionar una comodidad al usuario minimizando cualquier riesgo a su salud. Varias de nuestras sillas tienen asientos y respaldos con formas anatómicas, ajustados perfectamente al usuario proporcionando elegancia y comodidad, revestidos en tela de primera calidad apto para alto tráfico, con cubierta posterior en polipropileno. Cuentan con espumas anatómicamente formadas de poliuretano no permitiendo la perdida de volumen y con un acabado curvo facilitando la circulación sanguínea. Nuestra línea Premium tiene una amplia gama de sillas para todas las necesidades: secretariales, operativas, ejecutivas, de espera y directivas. Todas estas sillas son un producto 100% ergonómico validado por organismos internacionales como ser BIFMA, JIS, EN, AFRDI.

Los productos que tenemos llegan a ser cómodos para cualquier tipo de cuerpo y brinda la seguridad necesaria para nuestra, a veces olvidada, columna vertebral. Nuestras sillas proporcionan una estabilidad a la columna vertebral lo cual minimiza problemas de pésimas posturas como ser inclinarse-encorvarse hacia el escritorio o hacia el teclado de la computadora. El apoyador lumbar que tienen la mayoría de nuestras sillas, previenen la tensión muscular en la parte inferior de la espalda causada no solo por la posición, sino también por el estrés, que va poniendo tensos los músculos y terminan haciendo una presión sobre las vértebras.

El sin fin de opciones de equipamiento de oficina que existe en el mercado hoy en día, nos hacen dudar cual es la mejor opción para uno. Nuestra empresa: Atlántida, es la mejor opción debido a que nosotros contamos con un equipo integrado perfectamente para asesorar cualquier proyecto que usted tenga y nuestros productos no juegan con su salud ya que contamos con varios certificados que nos validan como un producto 100% ergonómico para usted.

La prevención de riesgos laborales en trabajos de oficina depende, en gran medida, de que el equipamiento que se utilice-compre, cumpla con los atributos mínimos de calidad ergonómica para disminuir en buena parte las molestias de tipo postural tan frecuentes en dicha labor.

Cada día se incrementa la cantidad de profesionales de diversas disciplinas, con mayor énfasis en aquellos vinculados al área de la salud, quienes alertan y difunden consideraciones ergonómicas respecto al trabajo en oficinas. El estar sentado por tiempo indefinido, es más dañino por varias razones: la circulación sanguínea, especialmente en las piernas, hacia donde debe ir y retornar, no cumple su tarea con la misma eficacia si no hay movimiento que la ayude.

Por otra parte, la columna vertebral, que debería mantenerse erguida, a menudo es maltratada con la pésima costumbre de inclinarse-encorvarse hacia el escritorio y, sobre todo, hacia el teclado de la computadora. Esto, sumado al estrés, que va poniendo tensos los músculos, termina por hacer presión sobre las vértebras, ocasionando leves molestias en el mejor de los casos, o causando desplazamientos de esos delicados huesos que, junto a los nervios, componen un intrincado mecanismo. Así llega el dolor de espalda, y si a ello se suma el hecho de que la pantalla de la computadora no está frente al usuario, sino a un costado, el cuello sufrirá las consecuencias.

Además, los brazos, a menudo sin apoyo, deben realizar un esfuerzo adicional, del que rara vez somos conscientes, para darles a las manos la fuerza para apretar las teclas y movilizar el mouse.

Lo anteriormente planteado trae como consecuencias una serie de patologías como severos problemas de columna, síndrome de túnel carpiano, dolor de cuello y espalda, dolores de cabeza constantes, tendinitis y también molestias en hombros, piernas y otros problemas relacionados con la salud individual y colectiva.

Además, se consideran también como “males de oficina” la escasa movilidad frente a la mesa de trabajo, la posición inadecuada del teclado y mouse, la insuficiente iluminación, el ruido, la climatización, la calidad del aire que se respira, la dificultad en el uso y manejo de programas informáticos, la organización en el trabajo, entre otros.

El autocuidado fortalece nuestro bienestar

• Saber que es “inadecuado” inclinarse-encorvarse sobre la computadora, y el dolor de espalda nos avisa que estamos con los hombros encogidos, y la cabeza casi pegada al teclado.

• Mantener la espalda erguida, pegada al respaldo de la silla, y de preferencia utilizar un cojín lumbar incorporado, vale destacar, con diseño ergonómico.

• Poner la pantalla de la computadora frente al usuario, para evitar “torcer el cuello”, lo que va a provocar dolor a corto o mediano plazo. La línea horizontal de visión deberá coincidir con la parte superior de la pantalla, dicen los expertos.

• Los pies deberán estar apoyados en el suelo, para mejorar el retorno venoso. Ideal será ponerlos en posición de descanso, lo más extendidos posibles. Por eso los escritorios se aconseja tener abajo suficiente espacio, y si hay un reposa-pies, mejor aún.

• Habitualmente las personas son diestros, se recargan sobre su lado derecho, sin darse cuenta. Para equilibrar, se sugiere utilizar el mouse con la mano izquierda. En tres semanas se adquiere este hábito.

• Poner los documentos en un atril, para evitar problemas cervicales. Los apoya-muñecas en el borde inferior del teclado ayudan parcialmente a hacer más cómoda la actividad.

• Hacer pausas activas cada 60-90 minutos, para elongar los músculos. Los expertos hablan de efectuar “micro pausas compensatorias”, de pocos segundos, en cuanto se sienta alguna molestia, por pequeña que sea. Ello es mejor que esperar “mayor dolor” para interrumpir la tarea-actividad desarrollada.

• Y si el trabajo “sigue en casa”, estos consejos son prácticos y aplicables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *